jueves, 5 de octubre de 2006

Informe de terrorismo de Mayor Oreja

04/10/2006


PALABRAS SOBRE EL PRIMER INTERCAMBIO DE PUNTOS DE VISTA DEL INFORME "LOS FACTORES QUE PROPICIAN EL APOYO AL TERRORISMO Y LA CAPTACIÓN DE TERRORISTAS" DEL SR. MAYOR OREJA.

Comisión de libertades del Parlamento Europeo




Somos muchos los españoles que hace años admirábamos la lucha contra el terrorismo del Sr. Mayor Oreja; somos, sin embargo, algunos los que nos hemos percatado hace tiempo de algunas opiniones contradictorias con el reciente pasado del propio colega. Y eso se ha reflejado, si nos fijamos un poco, en su informe oral de esta tarde. Así el Sr. Mayor Oreja nos ha hecho una exposición en la que lo mezcla todo probablemente con alguna intención en la que me gustaría nos fijáramos. Si estamos en el grado cero de la escritura de este informe, quizá con una reflexión sincera del ponente y de todos nosotros consigamos evitar errores de partida que se deslizan en la exposición que hemos escuchado.

Hay una omisión del ponente que me preocupa llamativamente. Es cuando se refiere a que el terrorismo de corte islamista se ha radicalizado, para lo que pone el ejemplo de que en el 2005 las bombas en Londres eran en unos autobuses y en el 2006 pretendieron ser en unos aviones, atentado éste frustrado eficazmente por la policía británica. Aviones -y de qué manera- ya hubo explotando en el 2001 pero lo que no acierto a comprender es que se omita el atentado de tren de Madrid, el mayor de Europa del 2004. No hay quien lo entienda, como tampoco nadie entiende en este parlamento que, en nuestra sede de Estrasburgo, el PP español, al que está adscrito el ponente, haya exhibido una fotografía del horrible atentado con un gran letrero que ponía "atentado de Al-Qaida" y al siguiente día, tras haberse publicado en los periódicos y haberlo visto un grupo de visitantes que hasta allí llevé, desapareciera esa atribución del crimen. El Sr. Mayor nos habla de que en el tratamiento del terrorismo hay que aplicar criterios científicos. No le falta en ello razón. Criterios científicos, por favor, no esotéricos ni oportunistas. Y es esotérica toda la especulación que su partido, Sr. Oreja, está haciendo y de ahí su omisión de hoy y la supresión del letrero en la exposición de Estrasburgo.

Pero no es lo único que me preocupa grandemente. Me parecen improcedentes sus referencias al islamismo moderado que mezcla con el violento de forma improcedente, en un tutum revolutum impropio de esta ponencia. Soy de los que han escrito a favor de la libertad de expresión del Papa y de la extraordinaria calidad de su discurso de Ratisbona pero no puede ponerse ese discurso académico y profundo a la misma altura que las caricaturas de un periódico de la extrema derecha danesa -extrema derecha de la que algunos diputados deberían distanciarse un poco, al menos en sus posiciones parlamentarias.

Las caricaturas fueron una provocación mientras que la conferencia de Benedicto XVI fue sumamente respetuosa. No hay más que ver las diferencias de reacción. Rasmussen, primer ministro danés, se confundió no recibiendo a los dieciséis embajadores que le pidieron entrevista mientras que el Papa no ha eludido las explicaciones sino que ha recibido a los líderes moderados del islamismo e incluso ha rezado con ellos. Nada tiene que ver una cosa con la otra, pero tampoco los críticos que haya podido haber desde el Islam se pueden comparar y poner en el mismo nivel que los terroristas que tiran bombas o quisieron tirarlas este año. Si realmente queremos ese diálogo con el Islam moderado como dice el Sr. Mayor, por favor no les insulte como hizo algún otro líder de su partido. No los meta a todos en el mismo saco. No es igual, por ejemplo que el Reino de Marruecos haya protestado por el discurso del Papa retirando a su embajador ante el Vaticano con que se le ponga al mismo nivel de los terroristas. Mucho y delicado cuidado en este asunto, Sr. ponente.

Por último, gracias, Sr. Presidente por su generosidad en cuanto al tiempo de mi intervención, pero permítame decirle al ponente que tenga en cuenta los estudios que ya han trascendido de expertos norteamericanos, que parecen serios, que afirman que si ha aumentado la radicalización y la extensión del islamismo violento se debe en gran parte a la solemne metedura de pata de la invasión de Irak. Allí no campeaban los islamistas antes como después de la invasión. Ni allí ni en otras muchas partes. Son científicos los que atribuyen esa proliferación de actuaciones debidas a esa causa.

Sr. Mayor no se ande con rodeos. Usted dice que hay que llamar a las cosas por su nombre. Pues bien, al diálogo con el Islam, como patrocina, entre otros el Secretario de las Naciones Unidas, se le debe llamar "Alianza de Civilizaciones".

Muchas gracias y reflexiones usted, reflexionemos todos, sobre tema tan importante con prudencia y rigor.

No hay comentarios: