lunes, 30 de octubre de 2006

Estonia y Asturias

El marqués de Sargadelos, natural de los Oscos, fue hace más de dos siglos el primer industrializador de Asturias; su figura, un tanto controvertida, está plasmada en las escalinatas del Ayuntamiento de Ribadeo. En otras escalinatas, las del Parlamento Europeo, tuve ocasión de ver por última vez a Toomas Ilves, mi compañero del Parlamento Europeo, justo antes de ser nombrado presidente de Estonia.
A él ya me referí en mi libro «Cuentos y cuervos». Toomas es un gran tipo que se formó en EE UU y ha conseguido el apoyo de liberales, socialdemócratas y conservadores no euroescépticos para dar un impulso a su país dentro de Europa. Estonia es un magnífico ejemplo de cómo se puede pasar de una economía centrada en la industria pesada a ser el adalid de la economía de las tecnologías de la información, con un crecimiento anual continuado entre el 7 y 8%.

Toomas tomó posesión de la Jefatura de Estado el 9 de octubre y vino antes despedirse de nosotros. Fueron testigos privilegiados de este momento unos pensionistas de la UGT de Asturias que me acompañaban. Estuvo leyendo las anécdotas que cuento en mi libro y él me contó a su vez la de la plaza del Ayuntamiento de Tallín, capital de Estonia. La figura de un pequeño soldado, de un metro escaso de altura, que domina la torre de aquel edificio medieval, es el símbolo de la ciudad y ha pasado a llamarse el viejo Toomas.

Quizás algún día, el próximo verano o más adelante, el Ayuntamiento de Ribadeo pueda invitar al jefe de Estado de Estonia a subir sus consistoriales escalinatas al lado del marqués Sargadelos y de los presidentes Areces y Touriño. En cualquier caso, pienso que abrir caminos de amistad ha de ser bueno para que los emprendedores asturianos que sustituyen y actualizan el espíritu de aquellos tiempos de la industrialización puedan enriquecerse con la experiencia económica de Estonia y mantener así líneas de industria y comercio con este país báltico. Ellos mismos podrían subir con Toomas hasta la ciudad de Tallín para conseguir que tierras tan pequeñas en extensión pero grandes en potencial humano como Asturias y la República de Estonia se apoyen y hagan negocios de progreso.

Dejó de ser eurodiputado para convertirse en jefe de Estado. Yo espero poder seguir manteniendo desde mi puesto de eurodiputado una cordial amistad con el nuevo presidente estonio que pueda valer a los ciudadanos de su país y de nuestra región

1 comentario:

ayalgueru dijo...

y cuales son los secretos del modelu de desendolcu economicu de estonia ?

Porque nun ye por bona suerte o por casualidad. Ye porque estonia ye el pais mas economicamente mas llibre de europa. Si el liberalismu Sr massip que ye tolo contrario que tan faciendo los sos companieros de partiu nel gobiernu d'asturies. ( mas subvenciones, centimos sanitarios y mas chollu pa los que viven de la teta de les almisnitraciones publiques )

Pa cuando politiques economiques liberales ?

saludos d'une leyenda urbana