lunes, 25 de septiembre de 2006

Benedicto XVI

Don Fernando Llenín, párroco de la Gesta, me envió un librito de Benedicto XVI sobre Europa. Ahora otra aportación del Papa genera polémica desmedida. Se dice que en su discurso de Ratisbona hay omisión culpable pues el catolicismo también quiso imponerse con la espada (Cruzadas, Inquisición, Guerra Civil española...) cuando, a la larga, el Papa con su apelación a la racionalidad y las aclaraciones posteriores hace sutilmente una autocrítica, como de suyo hay precedentes en la Iglesia. El texto es de una enorme profundidad. Los admirados Díez Alegría y Fernández Conde se han fijado, tal y como está el patio, más en el carácter inoportuno de alguna cita. El Pontífice, sin embargo, tiene derecho a la libertad de expresión y de cátedra. Además sus lectores queremos conocer sin intermediarios un pensamiento trascendente en el mundo, expresado con la delicadeza que lo ha hecho. No se puede reprochar, como hace el teólogo Tamayo, el carácter cristiano-céntrico del discurso pues es su misma razón de ser, ni otros textos anteriores que no son al caso.

No se trata tampoco de compartir las mismas valoraciones (*); una cosa es respetar al Islam y a los musulmanes y otra negar a la Iglesia que exprese su posición intelectual en el debate. No veo provocación. El formato universitario no es comparable con la "crisis de las caricaturas". Entonces publiqué lo que me dijo Mansouri, magrebí, Vicepresidente de Cultura de la Asamblea Parlamentaria Euromediterránea, que suscribía el análisis del Vaticano. Es una pena que algunos de esos interlocutores no hayan apreciado ahora la diferencia entre la mofa y la calumnia de un periódico de extrema derecha y el enorme bagaje cultural del que ponderadamente ha hecho gala Benedicto XVI.

Aquí, en Bruselas, se contemplan con preocupación creciente las reacciones en el mundo musulmán. Me gustaría que el Vaticano aprovechase para que se asumieran de verdad algunas reflexiones del mensaje papal: "Hace falta valentía para comprometer toda la amplitud de la razón y no la negación de su grandeza". Es indudablemente un reto de Occidente, es decir de Europa, el que quepan, como cita el Papa, Sócrates, Kant y el positivista y Premio Nóbel Jacques Monod.

(*) Recomiendo el libro "La ciencia y el origen de los valores" del filósofo ovetense Armando Menéndez Viso, editado por Siglo XXI.

6 comentarios:

Joserra dijo...

Hola Antonio, desde Gijón. Jordi Sevilla en su blog habla de la intolerancia que últimamente es noticia por las cosas que hacen o dicen unos y otros y la relación que existe entre el desconocimiento de la historia y la alegría con la que algunos opinan. Desconozco el motivo de tanta intolerancia. A lo mejor no es algo nuevo y siempre ha estado ahí, en estado latente... no sé. Tal vez los intolerantes, de uno y otro lado (si se me permite decirlo de esta forma), estaban a la espera de que alguien provocara a alguien para responder con violencia. La globalización hace que lo que uno dice aquí, rápidamente se escuche o se lea allí y las torpezas que se dicen, en muchos casos, tienen consecuencias fatales a escala mundial. ¿Pedir un poco de sentido común es pedir mucho?

Anónimo dijo...

En efecto sentido común...Luis Yáñez acaba de intervenir en el pleno del Parlamento Europeo sobre esa ola creciente de intolerancia y extremismo.Antonio Masip

Anónimo dijo...

Al margen de lo inoportunidad (o no) de la cita y de la incomprensible y airada reacción de algunas personas de religión mahometana (no conviene perder de vista que sólo han sido una pequeña parte del total), creo que lo más destacable de todo este preocupante asunto es el triste papel multiplicador, sensacionalista, de la inmensa mayoría de los medios de comunicación, que ni se han dignado a hacer justicia al discurso completo presentándolo al gran público (colgarlo en las ediciones digitales de los diarios no es suficiente) ni han recogido suficientemente las importantes y numerosas reacciones ponderadas, incluso favorables, que ha suscitado la reflexión papal también en el llamado mundo islámico. AMV

Ismael Rey dijo...

Se levanta el telón y sale un señor vestido de Papa y dice "los moritos son muy vengativos y muy sanguinarios, según dijo un antiguo no se quien" se baja el telón

Se sube el telón y salen una banda de moritos y dicen " ese Papa si que es mentiroso, nos llamó snaguinarios y vengativos, vamos a demostrarle que no es verdad, Hay que matarlo. se baja el telón.

¿Quien decía la verdad en su cita?

PD: recomiendo que no se opine de este tema, en profundidad, sin haber leido el Quoran.

Anónimo dijo...

Un poco demasiado

Ismael Rey dijo...

Algunos datos mas:

http://carbayones.blogspot.com/