lunes, 26 de junio de 2006

Tiesto para un diputado verde

Quim Monzó, siempre genial y desenfadado, sostiene que el Alcalde Joan Clos ha pedido al ciutadà que salga cada mañana “bien pixat y bien cagat”.

No sé si será una petición apócrifa, pero a determinado diputado, buen barcelonés, no le vendría mal el consejo tras su esplendorosa intervención del último Pleno.

Y es que su señoría tuvo la ocurrencia de solicitar el voto para incorporar a España entre los países donde hay significativos actos de homofobia y xenofobia. España se equipararía en esas fobias a Polonia, que está en el punto de mira. El diputado, buen chico, que incluso suele ser muy buen parlamentario, no tuvo su mejor momento de inspiración y comparanza. Se le fue la desmesura, cuando la España de ZP es el ejemplo al que aspiran los europeos en materia de igualdad de derechos. Enseguida, nuestros decanos, Medina y Obiols, se levantaron para oponerse con la dignidad de sus trayectorias impolutas. Simultáneamente, en la bancada de la derecha, Méndez de Vigo, y aún en la de Izquierda Unida-Willy Meyer- carraspeó con incredulidad y desaprobación la iniciativa del de Iniciativa. A la asunción de la sinonimia popular entre polaco y catalán, Vázquez Montalbán dedicó uno de sus últimos libros.

En Estrasburgo, cuando Borrell hace sonar los timbres para llamar a votación, hay dos problemas de inadecuación de los edificios: Los ascensores se llenan sin poder con tanto personal en busca de su escaño, y, casi a la vez, se abarrotan los urinarios próximos al hemiciclo. Para lo primero la solución es el llamado “efecto medina” (tomar el ascensor para subir, que luego bajará contigo sin preocuparte del barullo que se acumula en las plantas); para aligerar la cola del w.c hay peores remedios. Uno es la continencia. Debería haberla practicado el diputado verde cuando tuvo la ocurrencia. El próximo Estrasburgo le llevaremos flores con los colores del arco iris. La maceta se puede introducir con disimulo, sin que los ujieres, vestidos a manera de los somelieres de restaurante de lujo, te llamen la atención. Se diría un simple regalo de cumpleaños. Será, sin embargo, para que no mee fuera de tiesto y el Alcalde Clos mantenga su divisa de higiene para los barceloneses, fuera y dentro de la Condal Ciudad.

No hay comentarios: