miércoles, 15 de marzo de 2006

Con Pérez las Clotas

El que fuera director de ese periódico, J. R. Pérez Las Clotas, al que obviamente sólo me une la distancia en el terreno ideológico o partidista, ha publicado en LA NUEVA ESPAÑA una carta clarividente y oportuna que titula «Graciano García, chivo expiatorio» en la que lamenta los insultos que está sufriendo el director de la Fundación Príncipe de Asturias, al que Oviedo, Asturias y España deben tanto. Me alegra este tipo de reacciones. Es la forma de atajar tanto despropósito como venimos escuchando y leyendo últimamente. No se puede dejar al actual alcalde de Oviedo en la impunidad de sus demasías, aunque vale el verso de Jaime Herrero, en «Trementina Street»: «¡Qué golpe de puerta tan inútil!». Por lo demás, las descalificaciones hacia personas y profesionales prestigiosos son frecuentes desde el gabinete de la Alcaldía ovetense y su aguerrido cuerpo de insultadores mercenarios. De ahí, en el reciente pasado, sin salirse de la arquitectura, se forjaron ataques a Rafael Moneo, J. Aranda, F. Nanclares, Pedro Casariego, Calzadilla, Navarro Baldeweg? Como soy político parece que tengo obligación estoica de aguantar la largueza de lengua. Así lo hice, incluso cuando desde el Ayuntamiento de mi ciudad, de la que fui alcalde en dos ocasiones, se me injurió gravemente. Con los insultos del actual alcalde y su cohorte de aduladores sería bueno que recordáramos alguno de los más repetidos poemas de Bertolt Brecht o, quizá mejor, de John Donne: «La campana está doblando por ti». ¡Si por lo menos fueran educados?!, como pedía Emilio Alarcos. Bien por Pérez Las Clotas -también, por Juan de Lillo y otros valientes- pues ¡ya está bien!

3 comentarios:

Ismael Rey dijo...

En esto de acuerdo, pero y tu opinión sobre el fondo del asunto cual es.

Entiendo que exista disciplina de partido pero no entiendo que esté por encima del ser Carbayón.

LUNA dijo...

Dios de mi vida, qué entenderán por ser carbayón? yo creo que la frase "defender lo nuestro" se está malinterpretando en este caso como en tantos otros.
Defender lo nuestro no tiene porque ser contradictorio con ser educados, con ser tolerantes, con ser prudentes, con tener altura de miras, con ser internacionalistas, con ser solidarios, ni por supuesto con ser "asturianos" por encima de todo.

Ismael Rey dijo...

de la Nueva España:

Menos de la mitad de los vecinos de Oviedo han nacido en el municipio, según el INE

Deduzco que luna no estará entre estos.