lunes, 27 de marzo de 2006

COCHES ELÉCTRICOS

En sus primeras declaraciones como concejal, hace tres lustros, León Garzón se mostró favorable, a la energía eléctrica para los automóviles.

Recuerdo que Gervasio Tamargo, un cabo muy profesional de la policía municipal, estaba encantado y sorprendido positivamente con la aportación del científico que, en su día, tendrá efectos muy benéficos en los costes, el tráfico y la contaminación.

Ha pasado mucho tiempo y la reivindicación de León ha dejado de ser una quimera. Las Juntas de Castilla y León y de Andalucía anuncian ahora ayudas a los vehículos “híbridos” que cargan electricidad, mientras usan provisionalmente gasolina.

David Hammerstein ya lo utiliza. El diputado del grupo verde europeo se lamenta, no obstante, de que las multinacionales del petróleo han conseguido, mediante extraños recovecos, que apenas haya un solo coche, por cierto de marca japonesa, en el mercado español con esa combinación idónea de gasoil-electricidad.

Sin embargo, las grandes compañías europeas lo anuncian para el año 2010.

Será una auténtica revolución con los precios del petróleo que sufrimos y las limitaciones de Kioto.

Un alto ejecutivo de una empresa química trubieca me dice: "podremos usar más energía en las fábricas".

Desde su elección hace cinco años, el Alcalde de París, Bertrand Delanoë, ha implantado el coche eléctrico como oficial en el Ayuntamiento de la ciudad, nunca mejor llamada con este motivo, “Ciudad de las Luces”.

Estas cuestiones de la electricidad, las energías alternativas y los consumos óptimos interesan mucho, aquí en Bruselas.

Con algún obstáculo en el calendario, pero con significativa mejora en los precios y en la tecnología, las ideas de León Garzón acaban imponiéndose.

No hay comentarios: