lunes, 6 de febrero de 2006

ENSIDESA

A principios de los sesenta conocí en Hendaya a Manolito Villa, que luego sería buen alcalde de Siero. Villa, que se había formado como sindicalista en el exilio, nos razonó, ya entonces, a un grupo de jóvenes asturianos cómo la base de la política europea era la radical oposición a "los monopolios".

Ahora, tras la OPA de Mittel Steel sobre Arcelor, de cuyo activo forma parte la antigua Ensidesa, me he vuelto a acordar de aquella vieja y sencilla lección. La libre competencia es pilar fundamental de la Europa que estamos construyendo. Corresponde a la Comisaria Neelie Kroes analizar a fondo si la oferta vulnera los principios de nuestro funcionamiento y nuestra libertad. La Sra. Kroes me prometió, en sede parlamentaria, que la pretensión del empresario indio no iba a ser "un paseo militar" y que me tendría informado de los pasos que se fueran dando.

Por mi parte, siguiendo las críticas que he escuchado, en Francia y Luxemburgo, me permití calificar a Mittel de especulador. Varios diputados me corroboraron luego ese perfil con sus particulares datos. Sin embargo, otro compañero de escaño, al que profeso admiración desde antaño, discrepó de mi diagnóstico, con matices más preocupantes: "Es un auténtico empresario que además aprovecha una mala gestión de Arcelor con unas compras de Canadá, pero el problema es aún más grave de lo que se viene hablando. El verano pasado nos enfrentamos a la invasión de productos textiles chinos; ahora, a esta adquisición, si se consuma, seguirán otras varias en los próximos veinte años. La industria europea puede pasar a dominarse desde Asia".

Y hay, en efecto, muchos enriquecidos con los bajos salarios, con la falta de seguridad social y ausencia de estrictas normas medio ambientales, que pueden permitirse quizá infinitas operaciones de este tipo. La cuestión de momento es si se va hacia un monopolio incontrolable. En cualquier caso, hay que apoyar los intereses afectados de la antigua Ensidesa.

No hay comentarios: