lunes, 13 de febrero de 2006

Ceuta y Melilla

Se acaban de cerrar los trabajos de la Comisión que se desplazó a Ceuta y Melilla tras los acontecimientos de los pasados meses de septiembre y octubre con los asaltos masivos. Al final se aprobó por unanimidad un informe que dejaba bien claro que la situación se encontraba controlada en esas fronteras y se resaltaba la excelente labor que han llevado a cabo los responsables de unos centros "ejemplares" de acogida temporal de inmigrantes, y, en general, de las autoridades españolas.

Había tenido cierto eco en la prensa la discusión sobre el status jurídico del territorio entre las dos vallas fronterizas. El debate se centraba en si, una vez rebasada la primera valla, se podía pedir asilo. La respuesta es clara: sí. El secretario de Estado de interior, Antonio Camacho, ya lo había aclarado en Cortes, afirmando que ese territorio, unos dos metros de ancho, es español, y quien, hipotéticamente, se encuentre allí, ha entrado, por tanto, en España.

Ceuta y Melilla están en el largo viaje de miles de desesperados. Algunos lo comienzan en el golfo de África, donde la inestabilidad se ha extendido hasta países que, hace poco, no sufrían tan dramática situación, como Costa de Marfil. Otros vienen incluso de Asia, principalmente India y Bangladesh. Los hay que combinan el avión hasta Casablanca y luego toman la vía marítima o simplemente la terrestre.

La misión parlamentaria a las dos ciudades españolas estuvo bien organizada por los funcionarios y aún mejor, si cabe, dirigida por su presidente, el famoso periodista francés, de origen español, Jean Marie Cavada. Nada que ver con el fracaso de la delegación a Guadalajara, que presidió Gerardo Galeote, y que tan negativa imagen dio de la Eurocámara.

El riguroso y participativo informe de la democristiana alemana Eva Klamt dejó muy satisfechos a los comisionados de todo el arco parlamentario. La ponente parece estar, desde luego, en la línea de talante abierto que está demostrando últimamente la canciller Angela Merkel.

No hay comentarios: