domingo, 23 de octubre de 2005

Seguridad vial

El eurodiputado Ari Vatanen comenzó la presentación de su informe «Reducir a la mitad el número de víctimas de accidentes de tráfico de aquí a 2010» con estas palabras: «Recuerdo a mi padre inmóvil sobre el volante del coche y mi gran angustia». Episodios semejantes han afectado a muchísimas familias europeas. Sin embargo, esto no ha impedido a Ari llegar a ser campeón del mundo de rallies y hasta cuatro veces campeón del París-Dakar. Este ejemplo, al igual que el de nuestro campeonísimo Fernando Alonso, debe servir de guía a la hora de diferenciar lo que es la competición deportiva de la vida cotidiana en la ruta. En recientes declaraciones decía el bueno de Fernando, hijo predilecto de Oviedo, que hay que volver a casa para salir otro día y que tiene claro que en la carretera no se pueden asumir riesgos gratuitos. En el «Informe Vatanen» se incide en las archiconocidas causas que provocan los accidentes (alcohol, cansancio, velocidad excesiva...) y da unas cifras que deberían ponernos alerta. En Europa se producen 40.000 muertes al año y los números son muy desiguales en su reparto, ya que en los países bálticos y del Sur hay hasta ocho veces más accidentes que en los países nórdicos. El coste de los accidentes es del 2 por ciento del PNB comunitario. Vatanen propone un uso mayor de las nuevas tecnologías, tales como dispositivos que recuerden la obligación del cinturón de seguridad, sistemas de limitación de velocidad, los «alcolocks», que son dispositivos antiarranque en caso de alcoholemia, o los «e-call», mediante los que se puede acelerar la respuesta del sistema de emergencia reduciendo así el número de víctimas. Desde los países escandinavos se apuntan medidas como la de un diputado finés que nos recuerda que en su país las multas son progresivas según el nivel de renta, de tal manera que, nos cuenta, a un compatriota suyo le han impuesto 12.000 euros por exceso de velocidad. Falta, no obstante, una medida valiente que prohíba que los vehículos superen los 140 Km/h. desde la misma fábrica. Aquí, en Bruselas, el debate está lanzado, pero se recuerda que sólo un sistema integrado de la seguridad vial, junto a un cambio radical en nuestra tolerancia, puede lograr resultados significativos y duraderos

No hay comentarios: