domingo, 9 de octubre de 2005

Europa e inmigracion

A Cándido Riesgo, recuerdo en su primer aniversario


Estamos viviendo sin duda semanas difíciles en España. Desde la celebración de la cumbre hispano-marroquí la semana pasada, Ceuta y Melilla no han dejado de sufrir asaltos de desesperados africanos en busca del paraíso europeo. Desgraciadamente, no podemos acoger a todos. El colapso de los servicios de asistencia en esas ciudades es buen ejemplo. El problema es más complejo y más profundo. Como afirmó esta semana el embajador Prat, encargado de Asuntos Mediterráneos, gran parte de la presión migratoria que está sufriendo Europa se debe al fracaso de las políticas de desarrollo del continente africano. Las vallas de tres o seis metros no frenarán a los hambrientos.

El problema no es sólo de dos ciudades españolas. Las pateras de africanos llegan sin cesar a las costas canarias y andaluzas. En Italia y Malta se producen también desembarcos ilegales masivos. Otros africanos se deciden por entrar por la puerta de atrás: cruzan los Balcanes y entran a pie por los antiguos países del Este.

Aquí, en Bruselas, también se está viviendo ese drama humanitario. Desde la Comisión, Frattini, «ministro» europeo de Justicia e Interior, declaró esta semana que «España debe ser ayudada. Ningún país europeo puede afrontar la inmigración por sí solo», en respuesta a la carta de petición de ayuda a la Unión Europea escrita por el ministro Moratinos. Una misión de expertos de su equipo visitará próximamente la zona para acelerar el acuerdo de readmisión con Marruecos de las personas que cruzan la frontera.

En el Parlamento europeo, Enrique Barón solicitó que una delegación de parlamentarios europeos visitase urgentemente Ceuta y Melilla para hacerse eco de la crisis que se está viviendo e implicar a la ciudadanía europea que representa.

Los avances para una política de emigración europea homogénea son lentos, pero existen. El Parlamento europeo va a aumentar sus poderes en este campo. Las políticas de asilo pasan a ser materia de codecisión, esto es, la posición del Parlamento será tan importante como la de los estados reunidos en el Consejo. En la anterior sesión plenaria se aprobó el último informe, que era una mera recomendación en este campo, pero que estableció una línea garantista en materia de derechos humanos. Se rechazó el principio del «país superseguro» que pretende que se pueda denegar automáticamente la solicitud de asilo según el país del que provenga, pues la legislación internacional, el Convenio de Ginebra, establece que se deben estudiar las solicitudes de forma individualizada. El Parlamento, asimismo, estableció que los centros de internamiento para inmigrantes deben ser un último recurso.

Esta misma semana se ha aprobado el informe de la diputada alemana Ewa Klamt para establecer las líneas principales de la emigración económica en Europa. Entre otras cosas, se decidió pedir a la Comisión que estudie la posibilidad de una «tarjeta verde» (un visado de búsqueda de empleo) para intentar evitar que Europa se convierta en una fortaleza y para que el mercado de trabajo contribuya al máximo a establecer cuántos inmigrantes puede acoger nuestro sistema económico y social.

1 comentario:

Nacho Gallego dijo...

Hola Antonio,
he empezado ha leerte hoy, y me alegra mucho que algunos políticos como tú compartáis la experiencia política con los ciudadanos. Pues siento que la política es cosa de todos, ... aunque muchos escurramos muchas veces el bulto ...
Gracias por tu esfuerzo.
Sobre inmigración, intuyo que es un fenómeno imparable, basado en un proceso evolutivo humano de globalización y de mundialización con sus aciertos y sus errores.
Para mi algunas soluciones van por enriquecer el proceso de mundialización con más conciencia y valores en las personas y en las culturas.
Y en el plano político, seguir el proceso iniciado con la Unión Europea que finalmente nos llevara a unirnos todos los hombres en una especie de federación o Unión Planetaria.
Mientras digo esto me surgen más preguntas que respuestas. Y creo que a ti te pasa lo mismo. Tiempos revueltos estos.
Buena suerte, y gracias por tu esfuerzo en beneficio de todos.