jueves, 12 de mayo de 2005

Graves riesgos para Asturias del efecto estadistico

De aquí al 16 de junio, fecha del Consejo de la Unión Europea, nuestra región sigue en una lucha sin cuartel por un mantenimiento razonable de las ayudas. Como ya se sabe, el tan traído y llevado "efecto estadístico" (así se denomina al aumento virtual per cápita del PIB de algunas "regiones objetivo 1") es el pretexto para una reducción de la colaboración europea con el riesgo de comprometer nuestro futuro.

Por Bruselas han pasado el Presidente Álvarez-Areces y Valledor, su consejero, que realizan una presión y una negociación encomiables que espero den buen fruto.

Es intolerable que ciertos gobiernos y parlamentarios de regiones ricas nos inviten provocadoramente a visitar los nuevos países miembros para constatar las diferencias de nivel de vida que nos separan de su situación actual. Es un razonamiento demagógico, pues, los que así hablan quieren ampliación europea y, simultáneamente, disminución de sus aportaciones al presupuesto global.

La hipocresía del argumento ha sido puesta en evidencia dentro del Parlamento Europeo en donde ya hemos celebrado, entre otros actos, una importante reunión el pasado 27 de abril con los diputados de las principales regiones afectadas. Tampoco es de recibo la posición de algunos conservadores asturianos que olvidan su machacona propaganda electoral de que con una victoria del PP europeo, que se produjo, no habría problema alguno con el "efecto estadístico".

Sobre la mesa existe un primitivo documento de la Comisión Europea que limita para 2007-2013 a unos novecientos millones de euros lo que Asturias recibía como objetivo 1 en el periodo que finiquita. Sin embargo, el texto de la Presidencia de Luxemburgo 8292/05 de finales del pasado abril, deja a Asturias, Murcia, Ceuta y Melilla en la estacada, pues rebaja las rebajas. Para estas autonomías españolas supondría una disminución entre el 30% y 40% de estas ayudas, respecto a los recortes iniciales de la Comisión en su "phasing out"(salida gradual de los fondos). Más o menos el resultado sería la mitad de lo que recibíamos dentro del objetivo 1. Y además, ni siquiera hay, hoy por hoy, un euro seguro para nuestra región.

La situación descrita es, sin duda, doblemente escandalosa, pues resulta que Alemania (para Brandenburgo, Luneburgo, Leipzig y Halle), Grecia (para sus Macedonias Central y Occidental y el Ática) y Austria (para el Burgenland) han logrado introducir en el documento luxemburgués una excepción por la que amortiguan totalmente el golpe, dejándolo en una benigna disminución de apenas el 4%. Esta sorprendente excepción afectaría a más del 70% de la población de las regiones afectadas por el "efecto estadístico" y dejaría fuera al resto: 5 millones de personas, entre ellos ¡un millón de asturianos!

Ya califiqué de felonía esta pretensión de marginarnos en una intervención parlamentaria recogida en este periódico.

Esperemos que tras las elecciones de Renania-Westfalia de este mes de mayo la negociación cambie de rumbo y los gobiernos de Asturias y, sobre todo, de España coordinadamente consigan un vuelco de la negociación. De otra manera se perderían más de 400 millones de euros para el desarrollo de nuestra región.

No son cifras ni conceptos muy altos para los países contribuyentes que, mientras ahorran sus aportaciones, siguen pretendiendo recibir por un precio de ganga mercados prometedores.

Es necesario evitar una flagrante injusticia con nuestra región. Asturias necesita integrarse definitivamente, pero en absoluto a costa de frenar la última parte de su convergencia. Han sido muchos los sacrificios industriales y agrarios de esta tierra para que ahora se obstaculicen los pasos de nuestro legítimo desarrollo.

2 comentarios:

Luna dijo...

Yo creo que además de lamentarnos porque salimos perjudicados por el efecto estadístico, nuestros dirigentes regionales y nacionales, deberian hacer algo más y no esperarlo todo de Europa.
P.ej. invertir (que no gastar) los pocos fondos que aún tenemos, mejor de lo que lo hacen, en proyectos productivos y no solo subvencionando programas a veces no razonables.
Es aquellos de no dar el pez, sino enseñar a pescar. Pues eso, invertir los fondos en buscar fórmulas de futuro.
Porque si no es en el 2007, será en el 2008 y cada vez que llegue el fin del plazo habrá alguna disculpa.

Ovetense dijo...

Antonio, no caigas en la demagogia, que tu eres un político más inteligente que todo eso.
Para qué queremos los fondos?, para que Gabino les regale los camiones de recogida selectiva de basura a las Koplovitch?