viernes, 25 de marzo de 2005

Vaqueirada europea

Recuerdo los esfuerzos de Ramiro Mon y de González Cobas a favor de la vaqueirada de Aristébano. Mis amigos tenían, hace un cuarto de siglo, en contra al Sánchez Dragó de "Gárgoris y Habidis" y a otros progres devenidos luego retrógrados sin empacho.

Por aquellas calendas me comprometí, desde la Consejería de Cultura, con una fiesta tradicional, cita obligada del verano asturiano. Me animaron Pérez de Castro, Francisco Rodríguez, cangués-naviego al que conocí entonces, las familias Mayo, Calzadilla.., Don José Maldonado, el pintor Linares, Pixán, Uría Macua…

Ahora, los Alcaldes concernidos han dado un paso encomiable. Van a invitar a la boda vaqueira a ciudadanos de toda Europa como corresponde al espíritu de una conmemoración abierta y entrañable. Los vaqueiros ya no tienen aquella ancestral discriminación que les hacía estar a raya en las Iglesias; al contrario, demuestran su apertura a la universalidad. Sus orígenes trashumantes e inciertos en el pueblo normando y, más firmes en los celtas, van a interesar sobremanera. La zona se pondrá de moda, siguiendo otros ejemplos exitosos como la senda del bateo del oro de Navelgas.

Y, como no, se ha de promocionar una gastronomía donde los carajitos de Salas o el chosco de Tineo jugarán un papel determinante, regados con ese vino cangués por el que tanto lucha una Cofradía ejemplar.

Fernando Méndez Navia, Carmen Magdalena y otros jóvenes entusiastas se han puesto al tajo para popularizar unos concejos unidos, cuya última publicación, de Javier Becerra, es una auténtica aportación.

Víctor Vázquez ha descrito muy originalmente "los baños de niebla", pero para la vaqueirada confiamos en el mejor sol de Julio. Mientras llega la boda, aquí en Bruselas, se espera su aperitivo a finales de Mayo. Más o menos unos esponsales…europeos

No hay comentarios: